Las estaciones de servicio advirtieron que podría faltar combustible



La escasez de combustibles ya se nota en el interior del país y, según los estacioneros, como viene profundizándose, “amenaza con golpear a Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y los principales centros turísticos de la Argentina”.

El presidente de la Federación Argentina de Expendedores de Naftas del Interior (Faeni), Alberto Boz, advirtió sobre un posible desabastecimiento de combustible que se agravaría para fin de año.

El referente de los estacioneros habló de un retraso en el precio de los combustibles, y consideró que la situación se puede complicar por las vacaciones y las labores de cosecha. Esta situación ya había sido denunciada por la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos y Afines de Argentina (Cecha). La entidad a la que pertenece Faeni denunció una posible falta de combustible para las fiestas, algo que ya se percibe en ciudades como Rosario y Santa Fe.

Boz manifestó que “ya se registra un faltante de combustible y esto se va a agravar. Hay un desfase y retraso en el precio del combustible que no fue solucionado por el gobierno. Entonces, las petroleras cierran el grifo y no entregan combustible”.

Sin combustible 

“Estamos saliendo de la pandemia, tratando de recuperar los volúmenes de ventas prepandemia y nos encontramos sin combustible, quebrando el stock tres o cuatro veces por semana. Los problemas de logística hacen que estemos con falta de nafta. Estamos en una situación complicada que en breve, con el movimiento turístico y con las labores de levantamiento de cosecha en enero, será más severa y se verán colas de cuadras y cuadras en las ciudades y de varios kilómetros en las rutas”, describió Boz.

Al ser consultado sobre el nivel de retraso en los precios de los combustibles, el presidente de Faeni señaló: “Las distintas petroleras coinciden en que los precios sufren un 17 por ciento de retraso. Si vamos a tener ese precio fijado o pisado por YPF, que lo coordine el gobierno y que no lo padezca el consumidor. Esto viene a ser un piquete de las petroleras, que estrangulan al estacionero y al consumidor. Por eso alertamos ahora, con tiempo antes de que tengamos colas de varias cuadras porque no habrá combustible para moverse en las vacaciones, ni para levantar las cosechas».

“Este problema lo tenemos en el interior, porque sabemos que Dios atiende cruzando la General Paz. En Buenos Aires no tienen este problema. Grandes ciudades como Rosario y Santa Fe ya lo estamos padeciendo y en breve lo tendremos en todos lados”, subrayó Boz.