El gobierno ofreció 25% pero los docentes parecen querer más

Los gremialistas salieron de la reunión con cara de pocos amigos y esta semana los maestros votan en las escuelas. El viernes se sabrá si aceptan o vuelven al paro.

Las conducciones de los gremios que nuclean a los docentes públicos y privados de la provincia no salieron conformes anoche de la reunión paritaria en la que el gobierno provincial ofertó un 25 por ciento de incremento salarial. No obstante, lo someterán a la votación de las bases y el viernes próximo sendas asambleas provinciales tendrán el veredicto final sobre si se acepta o no la propuesta.

“Este ofrecimiento no nos conforma”, remarcó anoche la secretaria General de Amsafé, Sonia Alesso, pocos minutos después de las 20.30 y tras un extenso cónclave con los funcionarios provinciales.

La reunión había comenzado en la capital provincial a las 17 y se extendió más de tres horas. Al salir, los rostros de los gremialistas no preanunciaban buenas noticias.

Según destacaron, lo que puede empantanar las negociaciones es el hecho de que el gobierno provincial presentó el porcentaje de aumento de salarios sin incluir lo que se recibe desde el gobierno nacional en concepto de Fondo de Incentivo Docente (Fonid).

El dato no es menor si se tiene en cuenta que, por ejemplo, en un salario de unos 10 mil pesos el Fonid lo eleva a 12. Si sobre eso se aplica el 25 por ciento de aumento, el resultado no es el mismo que si se aplica sobre 10, es decir sin el Fonid.

“Esto nos sorprendió, ya que siempre hemos acordado paritarias con salarios incluyendo los porcentajes que aporta Nación”, destacó anoche uno de los representantes paritarios docentes.

En limpio

Sobre la mesa de negociación ayer el gobierno provincial ofertó incrementos que llevarían el salario inicial de un maestro de grado sin antigüedad a 13.906 pesos en marzo, al tiempo que en julio (plazo hasta el que se está negociando la paritaria) el sueldo llegaría a 14.766 pesos.

En el caso de un maestro de grado con máxima antigüedad, de aceptarse la propuesta el salario en marzo sería de 19.584 pesos, y en julio llegaría a 20.824 pesos.

En el caso de un director de secundaria con máxima antigüedad, el salario en marzo treparía a 31.794 pesos y en julio a 33.798.

Los números, aportados en manuscrito por la ministra de Educación a los cronistas que montaban guardia anoche, cierran con un salario de 40.304 pesos para un supervisor con máxima antigüedad en marzo, que treparía a 42.775 en julio.

Lo que no pareció tampoco conformar a los docentes fue el modo en que se cobraría el aumento, ya que el gobierno ofreció otorgar un 4 por ciento retroactivo a febrero, un 13 en marzo y un 8 por ciento en julio.

A entender de los gremialistas, el porcentaje inicial es demasiado bajo. No obstante, remarcaron que serán las bases quienes definirán si se acepta o se rechaza la propuesta.

El cronograma sigue con asambleas departamentales, que se realizarán miércoles y jueves, y la provincial, que será el viernes y en la que se definirá si el fantasma de los paros se aleja definitivamente del territorio provincial.