Para la UCA, el índice de pobreza tendrá una suba “importante”

El titular del Observatorio de la Deuda Social alertó sobre la inflación, la suba de tarifas y el desempleo. Resaltó el papel de la oposición y los gremios.

El director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia, advirtió ayer que la pobreza “va a aumentar en forma importante” este año a raíz de la inflación, la devaluación y la suba de las tarifas de los servicios.

“La tendencia a la mejora que se había observado en el segundo semestre de 2017 se vio paralizada con un rebote inflacionario en el tercer trimestre, tras la devaluación de diciembre, y un proceso de estancamiento en el sector informal de la economía”, puntualizó el directivo.

Explicó que “esto se vio agravado con una nueva devaluación del mes pasado, también con efecto en la inflación, y el aumento de las tarifas”.

“Todas las evidencias demuestran que va a aumentar la pobreza en forma no explosiva pero sí importante; las mejoras obtenidas en 2017 con respecto a 2016 estarían teniendo algún nivel de marcha atrás”.

A fines de marzo último el presidente Mauricio Macri había anunciado que, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la pobreza bajó del 30,3 por ciento al 25,7 por ciento de la población.

En declaraciones radiales, Salvia consideró que un crecimiento del nivel de la pobreza es consecuencia de que “no hay crecimiento de empleo, fundamentalmente en hogares pobres; de hecho, se están reduciendo las horas de trabajo de quienes hacen changas”.

“Otro factor es que los salarios no están aumentando o lo hacen por debajo de la inflación; el costo que estamos sufriendo en materia inflacionaria castiga más a los sectores más vulnerables”, añadió.

Según el directivo, “un dólar a 18, a 20 pesos ya no existe, una tasa de crecimiento de 3 ó 4 por ciento tampoco, ni se está generando el proceso de ahorro fiscal”. También reconoció que el gobierno no logrará alcanzar una inflación de 15 por ciento ó 18 por ciento. “Está claro que los supuestos que estaban en el presupuesto de este año son una ficción”, sostuvo.

Salvia resaltó que “la oposición ha sido bastante civilizada en materia de mantener niveles de gobernabilidad y confianza”, lo que evitó un mayor deterioro a “un gobierno cuyas promesas no se cumplieron sistemáticamente”.

“El propio sindicalismo lo ha sido al mantener relativa paz social en un contexto que claramente no ha sido afortunado en materia de promesas, expectativas creadas y realizaciones alcanzadas”, dijo el investigador.

Finalmente, consideró que “cuadra un momento de mayor realismo y mayor diálogo político para llevar adelante un proyecto de país que a esta altura ya no debate cómo salir de la pobreza, sino cómo no agravarla”.