“Es una convocatoria al diálogo, no a discutir salarios”

El Ministro de Gobierno, Pablo Farías, le bajó el tono a la expectativa generada por los gremios desde el momento en que se los convocó a una mesa nuevamente para esta semana.

Los gremios estatales fueron convocados por el gobierno provincial para sentarse nuevamente a una mesa y rápidamente se generó una enorme expectativa por un posible aumento de salario antes de fin de año.

Ante esta situación el Ministro aclaró que “es una convocatoria al diálogo, no a discutir salarios” intentando frenar de antemano los pedidos que caerán desde todos los sectores que representan a los trabajadores.

Esta convocatoria es estratégica porque con UPCN respondiendo a los intereses del gobierno nacional y no generando ningún reclamo y AMSAFE y SADOP a punto de terminar con su momento de peso político: las clases, el gobierno tiene a su favor el tiempo que tienen los gremios para meter presión.

Esta convocatoria al diálogo significa que en la primera reunión no habrá propuesta para discutir salarios y se planteará otra reunión para la semana siguiente y las clases terminan. Solo quedarán con peso para el reclamo SIPRUS y ATE, ya que AMRA se conforma con un bono de fin de año.

El tiempo juega en contra de los trabajadores y todo indica que la reapertura de paritarias será imposible, solo podría plantearse una nueva discusión desde el mes de enero y eso ya será un logro para los gremios. La idea del bono sigue dando vueltas y adquiere cada vez más fuerza.